jueves, 28 de julio de 2016

¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA VIAJAR? ¡MIRA!

¡Haz tu maleta y viaja, viaja, viaja cuanto antes!

 Si tienes un planeado un viaje y lo has estado postergando, este artículo es para ti...



Hacer tus maletas, tomar un taxi con rumbo al aeropuerto y estar a punto de abordar es uno de los momentos más emocionantes de los viajes. ¿Alguna vez has ido a despedir o a recibir a alguien que llega a una estación de tren o de autobús o al aeropuerto? En esos momentos te puede invadir una sensación de nostalgia y una poderosa necesidad de emprender un viaje que te llene de nuevas experiencias. Si ya has viajado cerca o lejos de tu ciudad, ya conoces esa grata sensación de escuchar los alto parlantes de la estación para anunciar las siguiente salida, que es  el principio de tu nueva aventura. Esa sensación es realmente adictiva y por eso es normal que viajar sea siempre uno de los planes a los que asignas una importancia muy especial.


Tienes un viaje pendiente... ¿A dónde quieres ir... Francia... Japón... Italia... Alemania... Marruecos... España... México...? Pero algo pasa: el trabajo, los gastos; cuando hay tiempo no hay dinero y cuando hay dinero no hay tiempo y cuando los hay, no encuentras a nadie que te acompañe... pero te diré algo: ¡Minuto a minuto te estás perdiendo de una oportunidad irrepetible!

En objetivo de este artículo es darte razones para no postergar más ese viaje que tienes pendiente quizá desde hace años.



Vamos a comenzar por el factor más importante, tan importante que es incluso más relevante que el tema del dinero: el tiempo es lo más importante, porque apuesto que no es lo mismo viajar a los veinte que a los veintiuno o de los veinte a los treinta y ya no hablemos de una edad avanzada, porque el asunto se va complicando un poco. Lo cierto es que el mejor momento para viajar es ahora. Hoy eres más mayorcito(a) que ayer, pero definitivamente eres más joven que mañana, así que el mejor momento para viajar es este mismo momento, este mismo año, esta misma etapa de tu vida. Tus fuerza y condición física actuales son las mejores, porque son con las que cuentas hoy y no dentro de diez años. Hoy es el día en que puedes gozar de la sensación de escuchar el llamado de tu salida y la sensación dejar atrás la terminal a la que has llegado y avanzar hacia el exterior... en tu nuevo destino. Si hoy no te duele nada aprovecha y vete de viaje y si te duele un hueso, vete de viaje antes de que te duelan tres. No esperes a tu jubilación, pero si estás jubilado(a) hoy e día, permítete una grata recompensa ahora que estás vivo(a) y ahórrate arrepentimientos a la hora de partir de este mundo.



 El dinero: No obstante desconozco tu situación financiera actual, puedo anticipar que el gran golpe de suerte no llegar en un futuro inmediato e incluso podría verse afectado, pero no nos pongamos pesimistas y concentrémonos en aquello que nos impulsa a la acción. El dinero es importante para un viaje, pero también existen soluciones prácticas que te pueden ahorrar mucho, pero todo depende de tu disposición para vivir la aventura. Podrías recurrir a sitios y foros de ayuda para viajeros que han recibido hospitalidad y que pagan con la misma moneda cuando un extranjero llega a su casa y le permiten estar ahí un par de noches o más tiempo quizá. También existen paquetes con pagos a crédito, pero créeme que valdrá la pena cada centavo (sin mencionar que la experiencia de viaje te va a motivar tanto que llegarás lleno de ideas frescas que te ayudarán a pagar tu cuenta del viaje, o como dicen por ahí: "llena tu mente que tu mente llenará tu bolsillo"). ¿Y qué decir de las personas con las que siempre contamos? Si eres del sector que aún cuenta con el apoyo de sus padres, seguramente te apoyarán y hasta puedes hablar con tu tía (esa de quien eres su sobrino favorito) y otros familiares que estarán dispuestos a apoyarte de alguna forma. ¡Cualquier ayuda es indispensable! Tal vez has sido capaz de ahorrar para comprarte algunos lujillos como un super smartphone o una excelente cámara reflex o al menos una muy buena cámara digital y una consola de videojuegos. Yo no descartaría la posibilidad de hacer una buena venta de garage, porque te aseguro que vas a recuperar tus cosas de nuevo, pero la experiencia del viaje que no experimentes y el tiempo que no aproveches... esos no se recuperan nunca. Un año pasado es un año perdido, pero eso ya lo hablamos en el rubro del tiempo. Estoy seguro de que si te lo propones, puedes obtener los medios y los recursos necesarios para salirte con la tuya.


El aprendizaje: este es uno de mis puntos favoritos, porque es algo muy complicado para plasmar en unas cuantas palabras, pero si has salido de viaje ya sabes a lo que me refiero. Salir de viaje es expandir el alma; es salir uno y regresar transformado en otro, como una versión mejorada de ti mismo(a). Vas a conocer nuevas formas de pensar y vivir; se gana mucho rompiendo los esquemas mentales generados por permanecer mucho tiempo en un mismo lugar; tu mente creará nuevas conexiones que te harán comprender aún mejor el mundo y su dinámica. No solamente vas a probar un nuevo mundo gastronómicamente hablando, sino que también vas a saborear el alimento para el alma. El dinero va y viene, pero la vida, la salud y el tiempo ya no regresan jamás. Es muy divertido resolver problemas y acontecimientos  inesperados durante un viaje y que después se transformarán en historias que contar, además de poder encontrar personas increíbles que te van a dar mucha energía positiva que te hará recordar por qué es bonito vivir en este planeta a pesar de las presiones que hoy te agobian en el trabajo en la casa o a nivel personal. Pero dejemos la negatividad a un lado y recuerda que hay muchos paisajes, sabores, museos, monumentos, acentos, idiomas y personas que inspiran y que contagian de gran energía. El aprendizaje de cada viaje es único y solamente tú puedes vivirlo. Si alguna vez te ha pasado, quizá has platicado con amigos que han tomado la iniciativa de emprender el viaje y al regresar te han emocionado con sus historias y anécdotas que despiertan en ti esa sensación de que te estás perdiendo de algo, de que estás perdiendo tiempo valioso y que tienes que poner las manos a la obra ya mismo. Si conoces a alguien que recién halla llegado de un viaje, pregúntale si por casualidad ha gastado un poco más de su presupuesto, pero no dejes de preguntarle si valió la pena y si volverla a hacerlo. No solo tu jefe y amigos merecen conocer el mundo, pues tu también debes vivir tu propia experiencia. Vas a aprender mucho viajando.


¿Qué sientes al entrar al Facebook de uno de tus conocidos y mirar sus fotografías en diferentes ciudades? No importa si son nacion
ales o internacionales, la verdad es que se siente una energía muy especial que te invita a seguir tus propio camino y descubrir el mundo con tus propios ojos. Quizá la intención de esa persona no sea invitarte a nada, pero el simple hecho de mirar puede despertar tu propio llamado a la aventura.

Cuando tuve la oportunidad de ahorrar un dinero, me vi en el dilema de comprar un coche más reciente de que tenía o de complementar una beca que me ofrecieron para estudiar en Italia. Yo había viajado en diferentes ciudades de mi país y claro,  también encontré muchas barreras mentales y muchos "peros", pero agradezco el haber contado con la información y apoyo necesarios y oportunos para tomar la elección correcta: ¡El viaje! y el resultado de esa decisión es una historia extraordinaria que ya un día les voy a contar, pero ahora me limitaré a decirles que durante esa experiencia incluso me vi en la necesidad, no solo de no renovar mi auto, sino de vender el que tenía para seguir viajando (es que luego terminé conociendo otros lugares que jamás imaginé, pero ya luego les cuento). Y hoy después de todas esas experiencias puedo apostar a que mi empleo actual, las cosas buenas que me han ocurrido después y parte de mi personalidad hoy en día, son una consecuencia directa e indirecta de las experiencias increíbles que me tocó vivir durante esos viajes. y naturalmente tengo un mejor auto que el que vendí, simplemente porque las cosas materiales vienen y van, pero en principio es que fueron mis ideas las que se transformaron y aunque piensen que "jamás lo sabremos" yo si se que mi vida habría sido muy diferente por el "simple" hecho de no haber optado por renovar el coche y elegir el viejo continente.


En la mayoría de los casos se trata de postergar algo a lo que no podemos renunciar. Hay muchos proyectos a los que seguramente has renunciado así sin más (como yo), después de algún tiempo y a lo mejor ni siquiera le dedicamos un gramo de energía, pero lo interesante aquí es que cuando se trata de viajar, la cosa se torna diferente, porque podemos postergarlo por muchos años, pero va a ser muy difícil sacarse la idea de la mente y renunciar como a "un proyecto más". Al hablar de viajar, la sensación puede ser tan poderosa que se mantiene viva por muchos años, no digamos cuántos (15 o 20) pero la idea no se va a esfumar tan fácilmente, así que es mejor atender al llamado lo antes posible. Estoy seguro de que se trata de una especie de barrera en la mente más que de un asunto de dinero. Apuesto a que más de uno de tiene un buen ahorrito que bien podría destinar a emprender el viaje que le va a cambiar la vida. Tal vez es un ahorro que lleva más de dos, tres, cinco, quince años en la cuenta y que no bien se transforma en nada, pero si que están pasando los años y no será lo mismo viajar hoy que en diez años más. Valdría la pena atender los pensamientos que provocan que ese viaje se postergue: quizá no quieres viajar solo(a) o tal vez piensas que la economía del mundo va a verse colapsada de un momento a otro, porque claro que se escucha de crisis y devaluaciones, pero la verdad es que eso yo lo escucho desde que era un niño y la cosa no ha cambiado. Si tus ahorros tienen más de cinco años estancado, te invito a que te preocupes, porque en cinco años más cumplirás diez años de ahorro, pero tu energía será la de una persona diez años mayor y ya te imagino tratando de subir a un camello en Marruecos o ligando a un francés o comiendo comida mexicana con diez años más encima.



Hay muchos otros blogs que brindan tips para ahorrar y aprovechar al máximo un viaje. Este artículo no se trata de eso, sino más bien de tocar un poquito los puntos sensibles tienen atan a uno a su sitio. Hoy es el día perfecto... para investigar precios y paquetes y casas de hospitalidad como The Hospitality Club que es una gran comunidad de personas que ofrecen su casa a y piden asilo durante sus viajes. Cada oferente especifica el apoyo que puede dar como el desayuno o solo un par de noches o si recibe o no fumadores, etc. Basta googlear. Por ahora solo les daré un consejo ¡Preparen su maletita y viajen viajen viajen ya, antes de que pasen otros diez años!


Al Jaguar


¡inspirarte a viajar hoy... mira este sorprendente video;
increibles selfies tomadas por un joven que viajó al rededor del mundo durante tres años!



lunes, 25 de julio de 2016

EL AMOR... POR QUÉ TE VA COMO TE VA?

¡Descubre quién eres y a quién estás buscando!

Un concepto simple, pero poderoso para conocerse mejor, conocer a los demás y elegir personas más afines a nosotros.

Parece que queda poco que decir sobre el amor, o las relaciones amorosas; algunas personas llegan a la conclusión de que no nacieron para estar con nadie, en tanto otras afirman que "todos los hombres son iguales". Pero quizá existe una perspectiva adicional que podemos tomar en cuenta al intentar conocer y comprender a las personas con las que nos relacionamos afectivamente, al ismo tiempo que nos conocemos mejor a nosotros mismos.

Conoce este concepto en el que se describe tres tipos de personas que quizá no habías apreciado adecuadamente y quizá esta información podría resultarte útil al iniciar tu siguiente aventura amorosa.




Hembras y Machos: Este tipo de personas, tienen una tendencia dominante a sentirse atraídos desde un punto de vista físico; la atracción es un punto fundamental que establece el interés que esta persona puede tener sobre otra. Un macho elegirá a la mujer en función de su talla de sostén o por las curvas de su cuerpo, mientras que una hembra también se concentrará en el aspecto físico, o bien en el estatus que su pareja juegue en algun núcleo determinado: profesional, personal, económico.  Al macho no le importa mucho el nombre de la chica, pues lo principal es que le sea sexualmente atractiva. Los organos genitales y su compatibilidad son una base en la que un macho o una hembra intentarán sostener una relación. Una hembra, a pesar de que también es motivada por la atracción física, también puede serlo a partir de la posición económica y social que tenga el individuo a quien se sienta atraída; de una hembra escucharás comentarios como: -"Mi novio el médico..."-, -"Mi novio el empresario..."-, -"Mi novio el extranjero..."- etc. En el caso del macho se puede percibir su gusto y su orgullo al ir acompañado de una pareja muy atraciva; cualquier hombre "podría" sentir admiración e incluso envidia al contemplarlo acompañado de una mujer con ropa entallada y mostrando sus atributos físicos. Al macho, a diferencia de la hembra, no le interesa mucho el título o cargo que ostente su pareja, pues no tiene tanta relevancia como el aspecto físico.

¿Ventajas y desventajas de Hembras y Machos)

La ventaja más evidente es el tipo de relación que sostienen, ya que son relaciones altamente pasionales, llenas de celos, pero también de intensidad sexual y emocional.

La desventaja principal que enfrenta esta categoría de personas es que su interés en la otra persona está basado en lo físico y en lo material, lo que significa que con el paso del tiempo, una persona podría ser menos atractiva, o bien se presentan "riesgos" latentes ante personas más jóvenes y más bellas o simplemente hombres más exitosos, con mejor coche o mejor posición económica.  El macho y la hembra manifiestan mayor temor de perder a su pareja frente a alguien más atractivo físicamente o con mayor posición económica. Cabe mencionar que un día todos vamos a envejecer y no es lo ideal el basar una relación formal en algo tan perecedero como la belleza o los bienes materiales y el estatus social.






Hombres y Mujeres. A diferencia de las hembras y los machos, los hombres y las mujeres son conscientes de que un encuentro sexual es ya una posibilidad, pero no es una prioridad para ellos.
El hombre y la mujer se conectan desde el nivel afectivo y son más conscientes de las emociones y sentimientos propios y de sus parejas, por encima de la atracción física. Una pregunta que los define bien al intentar conocer a alguien es: -"¿Cómo te llamas?"-, -¿Cómo amaneciste hoy?"-, -"¿Por qué estás triste?"-, etc. es decir, sus preguntas van en función de entender las emociones y sentimientos de su pareja o de la persona por la que demuestran interés, por lo que sus preguntas van dirigidas directamente al corazón, a las emociones y no hacia la "sexualidad". Su atención hacia la actividad sexual se muestra mucho más regulada y al rededor de ella hay una gran cantidad de elementos afectivos: rosas, chocolates, poesías, cartas, serenatas, canciones o cualquier detalle que apele a las emociones de la persona en quien han depositado su interés. Generalmente se trata de personas que no sostienen relaciones sexuales con alguien con quien no se sientan conectados emocionalmente.

¿Ventajas y desventajas de Hombres y Mujeres?

La ventaja principal radica en que son personas que demuestran grandes detalles como cuando es el cumpleaños de su pareja y deciden sorprenderlo(a) con mensajes escritos en stickers pegados en su auto, con cenas románticas y momentos increibles que hacen aflorar emociones gratas y promesas de amor infinito que, sean o no posibles de cumplir, nacen desde el fondo del corazón.
La desventaja es que desafortunadamente las emociones no tienden a ser muy estables: una persona puede experimentar diferentes estados de ánimo en el lapso de un día, ya que cambiamos de emociones constantemente, pasando de los más nobles y bellos sentimientos a las pasiones más oscuras y arranques que pueden lastimar realmente a otros y a sí mismos. Si tu pareja es del tipo hombre o mujer, posiblemente te despertarás por la mañana y encontrarás mensajes de whatsapp en los que hay promesas de amor eterno, protección y cariño que no terminaran jamás, pero si por alguna razón esa persona se enoja contiigo o por cualquier otro motivo, también te harán conocer su lado más hiriente y sarcástico.
Los hombres y las mujeres demuestran temor de perder a su pareja ante personas más detallistas, románticas y cariñosas.




Las Damas y los Caballeros. Esta clasificación se distingue por basar sus relaciones en un estado intelectual. A pesar de ser perfectamente capaces de apreciar la belleza física y la sensibilidad emocional, su principal interés es conocer la forma en que piensa la persona en la que han puesto su interés. Estas personas saben que la parte íntima y sexual se dará tarde o temprano y no es una prioridad para ellos, pero también son conscientes de que hay días buenos y malos en los que ellos y sus parejas no están al 100% y entienden que no se puede prometer eterno siempre, sin embargo sueñen ser más tolerantes a la frustración. Si una dama o un caballero han tenido un mal día, no descargarán su ira sobre tí, ni tampoco sentirán que realmente te odian y que al siguiente instante te aman de nuevo; también son conscientes de que su pareja tiene ideas y una mente por descubrir y demuestran un claro interés por conocer las ideas de la persona a la que está abordando. Las preguntas que los identifican son: -"¿En qué piensas?"-, -"¿Qué planes tienes para el futuro?"-, -"¿Cómo te ves en (ciertos) años?"-, etc. Estas personas pueden enamorarse de alguien simplemente por su manera de pensar y superar las barreras de la atracción superficial o de los altibajos de la conducta emocional.

¿Ventajas y Desventajas?

La desventaja es que no todas las personas que tengan una tendencia a la comunicación intelectual por encima de la física y la emocional, ser´ñan compatibles y correspondidas de la misma forma. A veces una dama y un caballero, a pesar de sus tendencias intelectuales, resultan no ser ideológicamente compatibles, sin mencionar que hay personas que tienen una mente tan amplia que al entrar en ella te da la sensación de quedar algo corto ante sus capacidades, así como por otro lado, hay personas que pueden parecerte estrechas y cuadradas y al hablar con ellas por cinco minutos puedes sentirte asfixiado(a).

La ventaja de las personas que tienden a involucrarse a nivel intelectual es que las ideas son más estables y más fuertes que las emociones. Para cambiar una idea se requiere de análisis y valoraciones complejas, en tanto que cambiar una emoción requiere de un estímulo un tanto sencillo. Una dama y un caballero son capaces de ver la belleza de las personas aún con el paso de los años y pueden seguir enamorados de alguien en la tercera edad, simplemente porque se han enamorado de la forma de pensar de la persona y no sólamente de su talla se sostén, ni de lo corto de su falda o el grosor de la billetera.


Ya han sido establecidas las clasificaciones y probablemente ahora cuentes con una nueva perspectiva para comprender por qué tus últimas relaciones amorosas se dieron de una u otra forma, sin embargo me gustaría ir un poco más allá en el tema.

Con la clasificación anterior no se pretende decir que la hembra y el macho son la "peor" clasificación y que las damas y los caballeros sean la clasificación "superior" , sino que simplemente son personas con motivaciones e intereses distintos. Lo que realmente supone un conflicto es la combinación incompatible entre las tres categorías, o dicho en otras palabras: no es que sea mejor un caballero que un macho, o una dama mejor que una mujer, sino que es más probable que una hembra y un macho que se han conocido, tienen muchas más posibilidades de funcionar que la combinación de un hombre y una dama. Pongamos un ejemplo:




Si eres una mujer y comienzas a salir con un macho y lo invitas a tu casa a ver una película, en tu mente querrás disfrutar primero de una buena película que vaya acorde con la situación romántica, abrazada de la persona que quieres y que te hace sentir mariposas en el estómago, pero cuando el macho recibe tu invitación a ver la película en tu casa, en su mente persiste la idea de ignorar la película y concentrarse en tener una sesión de besos e intimidad. La verdad es que el macho no es "malo" per se, simplemente que su concepción de ver una película es distinta a la de una hombre o un caballero y el macho realmente sufre cuando se percata de que no tiene la respuesta esperada y seguramente pensará que no tienes ningún interés en él. Si la misma mujer invita a un caballero a su casa a ver una película, también encontrará situaciones de incompatibilidad, pues el caballero querrá disfrutar del guión, de la fotografía, de los referentes históricos, del detalle de la ambientación según la época, de los premios que la película ha recibido y de la trayectoria de los actores que participan en ella y no entenderá que el comentario de la mujer sea un simple -"la película me ha onmovido, estuvo bonita"-.

Una pareja conformada por macho y hembra tiene más probabilidades que una dama y un hombre, o bien entre una hembra y un caballero, o cualquier otra combinación dispar y mientras más distancia exista, omo entre el caballero y la hembra, se producirá un mayor número de conflictos.


 

Pero en resumen, creo que no te ha ido bien o mal en función de tu buena o mala suerte, ni tampoco creo que "todos o todas son iguals" o que "el amor no está hecho para algunas personas". Las preguntas importantes en este punto son:

¿Con qué clasificación te identificas?
¿Con qué clasificación te identifican tus parejas?
¿En qué clasificación colocarías a tus últimas parejas?

Esta reflexión es muy personal y no es necesario que la respondas a nadie más que a ti mismo(a). A menudo confiamos mucho en incluirnos dentro de la clasificación de las damas y los caballeros, pero analizándonos más a fondo podríamos descubrir que no es así. También hay que tomar en cuenta que vamos pasando por esas etapas gradualmente: (macho y hembra) en la secundaria (escuela media) por ejemplo, no nos gusta que nos asocien con los ·menos agradables" del salón de clases o de la escuela y hasta nos avergüenza; en la edad de la secundaria nos enamoramos de las personas "idealizadas" que tengamos disponibles en el salón, situación que cambia en la preparatoria, ya que nos volvemos idealistas (hombre y mujer) y decidimos que el físico y el dinero no nos importan y que lo único que nosotros apreciamos son los sentimientos de una persona. En la preparatoria defendemos nuestros ideales y defendemos a nuestra pareja de toda crítica bajo el argumento de que le amamos y que lo demás no importa. Después en la universidad predomina la etapa de dama y caballero y al estudiar nuestro campo disciplinario es típico que los alumnos o alumnas se enamoren de sus profesores (que les doblan ó triplican la edad), argumentando que son personas admirables, que saben mucho y que tienen algo que les atrae de forma casi irresistible, ya que son atraidos desde el intelecto por l experiencia y conocimientos que los profesores poseen de su materia a nivel licenciatura.
Con el paso del tiempo y muchos factores, las personas amos oscilando entre una tendencia y otra, pero en cada uno de nosotros y según la etapa, hay una tendencia dominante hacia alguna de las tres clasificaciones.
:


Hago énsafif en que ninguna categoría es mejor que la otra, sino que es más fácil que una relación sea plena en tanto sea más compatible y es por ello que resulta de gran importancia hacer un análisis sincero y personal en el que podamos reconocer cual es la verdadera dominante en nuestra propia persona y cuál es el tpo de parejas que se han tenido y especialmente reflexionar sobre la próxima pareja con la que uno estará dispuesto(a) a iniciar una relación. Y me gustaría mencionar nuevamente que el macho y la hembra disfrutan y viven pasionalmente sus relaciones amorosas, pero la belleza física no es para siempre, ni la energía sexual y bien puede quedar la posición económica, pero también es un factor que puede verse afectado en algún punto del tiempo; también existe el riesgo latente de abandonar o ser abandonado en cuanto llegue alguien más bello(a), más joven o con mayor prestigio o posición económica. Sólo el tiempo dirá si botará o será botado.



El hombre y la mujer se llenan de momentos inolvidables y muy románticos y la belleza física no determina el único factor de gusto y preferencia, sin embargo las emociones son volátiles y un solo día puede amanecer de buenas y mandar a la persona amada un mensaje de buenos días y promesas de amor eterno, y al día siguiente puede amanecer de mal humor y desquitarse con la primera persona que se cruce en su camino, o bien borrar cualquier promesa de amor, acto seguido de contentarse y volver a prometer el amor eterno. Se puede llegar juntos a viejos, pero es como vivir en la montaña rusa.



Las damas y los caballeros tratan de racionalizar y entender todo. Definitivamente es más sólido un pensamiento que una emoción, por lo que cuando deciden amar, lo harán sin importar el humor con el que amanecieron y mantendrán su pensamiento de amor. Aunque la belleza se acabe con el tiempo, aunque llegue alguien más joven o más atractivo, difícilmente cambiarán una decisión que ya han tomado respecto al compromiso que han decidido adquirir con su pareja, pero habrá momentos en los que hará falta  espontaneidad y románticismo y se pueden dar incompatibilidades en el proyecto de vida en pareja y como he dicho antes: es más fácil cambiarle el humor a una persona de un momento a otro que cambiarle una idea por lo que resulta complejo relacionarse incluso a este nivel.

El ejercicio que recomiendo es tomarse toda esta semana para observar a las personas, no tiene por que ser tu pareja, puede ser tu padre o madre o hermanos, amigos, compañeros de trabajo, las personas que van a tu lado en el transporte escucha su forma de hablar, su lenguaje corporal e intenta descifrar cual es la tónica que domina su personalidad, basándote en las tres categorías que has adquirido, pero también observarte con sinceridad y conocerte para que puedas determinar cual es la clasificación que domina en ti, en esta fase de tu vida.  Utiliza esta clasificación para observar a tu pareja actual y comprender por qué es que se llevan tan bien o tan mal como hasta ahora; observa a quien hoy te pretende conquistar o a quien pretendes conquistar e incluso la forma en que lo haces, porque te revelará los verdaderos hechos para hacer una clasificación adecuada. 

No basta con saber la clasificación a la que perteneces o a la que pertenece la otra persona, pues también entre machos y hembras o damas y caballeros hay incompatibilidades, lo que hace el asunto aún más complejo. 

Te daré el consejo que le he dado a todos aquellos con quienes he tenido esta misma charla...




"Ya es bastante provechoso encontrar a alguien con quien seas compatible en una o quizá dos de los rubros, y que a su vez seas correspondido(a) por uno o dos de los rubros por parte de tu pareja, pero si encuentras a alguien con quien seas compatible a nivel intelectual, emocional y sexual, y además seas correspondido(a) en los mismos tres rubros, no lo dudes, de hecho ni siquiera podrás evitarlo... cásate y no le dejes ir, porque es más fácil sacarse la lotería"


Al Jaguar

martes, 19 de julio de 2016

¿POR QUÉ NO SABEMOS TOMAR DECISIONES?

LA INDECISIÓN... ¡EL HÁBITO QUE TE PUEDE SALIR MUY CARO! 

Si te cuesta trabajo tomar decisiones, podrías pagar algo más que un mal rato. Descubre de dónde proviene nuestro problema de no saber decidir.

Gran parte de tu día de hoy ha sido el resultado de las decisiones que has tomado: levantarte o no de la cama al escuchar el despertador, apagar la computadora o quedarte cinco minutos más o leer este artículo o seguirte de largo. Nuestra vida es un permanente resultado de las decisiones que tomamos de instante a instante; algunas de esas decisiones han sido motivadas por el deseo y otras por la necesidad



   Quizá alguna vez has invitado a alguien al cine y al llegar a la taquilla se genera un momento incómodo: -¿Qué película quieres ver?- Es la pregunta que desencadena varios minutos del incómodo lapso de silencio, provocado por tanta amabilidad en la que tanto tú como tu invitado(a) muestran una clara dificultad para tomar una decisión bastante simple, eso sin contar que cuando finalmente han decidido qué película van a ver, quizá ya haya comenzado y deben tomar varios minutos más para elegir otra. En este ejemplo no hay mucho de por medio, pero puedes encontrarte con situaciones más serias en las que saber tomar la decisión adecuada y además saber decidir a tiempo pueden hacer la diferencia en algún aspecto muy importante en tu vida.

La buena noticia es que la atrofia o dificultad para tomar decisiones no es algo con lo que hayamos nacido. En realidad se trata simplemente de un hábito que hemos adquirido a lo largo del tiempo mediante factores que describiremos a continuación:



En realidad todos nacemos con grandes capacidades y carecemos de patrones de conducta que adquirimos con el tiempo. Cuando eras niño(a), prácticamente un bebé, naciste completamente libre de miedos y prejuicios que posteriormente fuiste heredando. Cuando eras niño no te avergonzaba estar en pañales y tampoco te sonrojabas cuando te vestían con un traje de marinerito para sacarte a pasear. Podías estar vestido como payasito de circo en medio de un auditorio y no sentir la más mínima vergüenza, pero hoy en día dudo que puedas permanecer indiferente durante una situación similar.



Si observamos a un niño, podemos ver que su capacidad para tomar decisiones (para poner manos a la obra en función de lo que desea) se encuentra en perfectas condiciones: cuando un niño desea algo, simplemente lo toma. Si convives con niños pequeños te darás cuenta de que al desear algo se aproximan a tomarlo sin detenerse a pensar si está bien o está mal, si es suyo o le pertenece a alguien más. No vamos a entrar en detalles de la motricidad y el desarrollo infantil, pero si destacaré la naturaleza infantil que no ha sido afectada con el paso del tiempo con y la transición a la vida adulta. Lo cierto es que la iniciativa de un niño presenta muchas menos barreras mentales para pasar al plano de la acción. Los niños hablan y actúan con una naturalidad digna de ser analizada y de la que sin duda podemos aprender mucho.

¿En qué momento comenzamos a perder la capacidad de decidir? 
La respuesta a esta pregunta es muy simple... 




  1. ¿Cuántas veces has escuchado a una madre o un padre reprimir a un niño? 
  2. ¿Qué hace una madre cuando ve a un niño pequeño haciendo algo "indebido" o "inadecuado" desde su punto de vista de adulto?
  3. ¿Sabías que la palabra NO es la palabra más escuchada durante los primeros años de vida?

Además de otros factores, los padres son los principales causantes de la pérdida gradual de la capacidad de elegir en los hijos. No es que sea su intención, pues en principio nuestros padres sólo quieren lo mejor para nosotros o al menos lo que ellos consideran lo mejor. 

Hace unos días fui a la tienda de la esquina y cuando llegue vi a una madre que iba acompañada de su hijo de aproximadamente 6 años de edad. Mientras la mamá compraba las cosas que necesitaba para la comida (y como siempre iba con prisas), el niño le pedía con insistencia que le comprara algo, hasta que finalmente la mamá, desesperada por la insistencia de su hijo, se volteó con él y le dijo que escogiera algo pero que se diera prisa. El niño pidió una paleta de hielo y la mamá le respondió que las paletas eran muy frías, que se iba a enfermar y que mejor escogiera otra cosa a lo que el niño escogió unas papas fritas enchiladas, a lo que la mamá respondió que no, porque eran muy picantes, así que nuevamente le pidió que escogiera algo pero que se apurara porque ya era muy tarde, así que el niño eligió una barra de chocolate, a lo que la madre, para mi sorpresa respondió que eso era "demasiado grande" y que no se lo iba a terminar y finalmente la mamá tomó un jugo y le dijo -¡Toma esto!- así que el niño no tuvo más opción que tomar el jugo que la madre le había dado.

Para citar otro ejemplo, podemos recordar que cuando los niños son pequeños no tienen idea de cómo combinar los colores y no tienen sentido de la moda (incluso muchos adultos carecen del sentido de la moda), por lo que es normal que a cierta edad ya quieran escoger su propia ropa, pero probablemente van a elegir mal al momento de elegir las prendas y los colores, por lo que no es de sorprender que la madre o el padre van a reprimir las decisiones que tome y terminarán por ponerle el traje de marinerito o el de princesa.

Y si los ejemplos anteriores no son suficientes, podemos recordar cualquier caso en el que un niño cuando ve un frasco de mermelada y un pedazo de pan, simplemente se acerca e intenta servirse un pan con mermelada por sí mismo, pero cuando es descubierto por la madre, ella le quita inmediatamente el pan y lo aleja del frasco de mermelada y le dice -¡Yo te lo preparo, porque lo vas a derramar todo!- y es por eso que no quiero profundizar mucho respecto al desarrollo infantil y sus capacidades motrices, pero también quiero destacar que a más de un adulto se le ha derramado algo. Sin embargo quiero destacar que el niño simplemente se sirve o por lo menos intenta servirse el pan con la mermelada sin padecer mucho por aquello que se derrame. 

Así podemos citar muchos más ejemplos y todos apuntan hacia una condición infantil en la que tenemos una capacidad plena de poner manos a la obra y una permanente condición en la que los padres, aún con sus mejores intenciones, terminen por opacar y reprimir una muy importante cantidad de decisiones que intentamos tomar desde niños.

¿Para qué preguntarle a un niño qué desea si 1.el adulto va a reprimir sus decisiones y 2. terminará por imponer su voluntad sobre la del niño?

Y si lo ponemos desde otra perspectiva podremos observarlo de la siguiente manera: un año tiene 365 días, por lo que en la vida de un niño de cinco años hay 1,825 días en los que ha sido expuesto a un bloqueo y una imposición de decisiones una y otra vez. Un niño de 10 años ha sido expuesto durante 3,650 días y uno de 15 años por 5,475 días. ¿Y tú cuántos años tienes? 



Después de años de bloqueo e inhibición es de esperarse que las capacidades de decisión de una persona puedan verse afectadas de forma importante. Si lo analizamos, nosotros, encontraremos que nos volvemos expertos en aquello que hacemos con mayor frecuencia, por lo que un niño debería de empezar desde temprana edad a ejercitar su capacidad de elegir, pues así se convertirá en un experto y no toda la vida elegirá la ropa inadecuada o derramará la mermelada al preparar un pan o elegirá algo picante o frío en la tienda. La experiencia crea al experto y la privación de esa experiencia ralentizará el proceso que hará de él un experto en materia de tomar decisiones.



Curiosamente un día los padres deciden que ese niño ya es un adolescente bien formado y de la noche a la mañana les piden que tengan su cuarto en orden, que sean organizados en su escuela, que resuelvan problemas cotidianos y se encuentran con que sus hijos aún no están capacitados, no para tomar buenas o malas decisiones, sino simplemente para ¡ser capaces de decidir!, porque han sido inhibidos durante mucho tiempo, por lo que los jóvenes adolescentes se ven limitados en su capacidad de elegir y de poner manos a la obra. Muchos padres se desesperan, generando un ambiente aún más desfavorable. Un día los padres ven a un joven alto y fuerte a nivel físico, pero a nivel emocional ha sido expuesto a constantes desacreditaciones respecto a las decisiones que toma y ha sido impuesto en decisiones tomadas por los adultos, por lo que no es de sorprenderse que cuando los padres esperan que sus hijos actúen "como adultos", no encuentren la respuesta esperada.



Algunos jóvenes afortunados han crecido en ambientes en los que los padres comprenden lo importante que es hacer que sus hijos comiencen a decidir lo antes posible, haciendo de ellos expertos a temprana edad. ¿Te imaginas que un niño de seis años comience un pleno ejercicio de su facultad de elección al mismo tiempo que un joven de veinte o un hombre o una mujer de cuarenta años? ¿Cual sería el resultado diez años después? ¿Qué edad tendría cada uno de ellos? Pero sea cual sea el caso, es importante saber que nunca es tarde para empezar.

Una de mis amigas me dijo que conoció a su pareja y que se sintió inmediatamente atraída hacia él y cuando le pregunté por qué se sentía de esa forma, ella respondió que tenía un "no se qué" que le generaba una atracción casi inexplicable; que se trataba de un hombre decidido y que sabía lo que quería en la vida. En general todos nos hemos encontrado con personas que tienen un magnetismo personal y una buena dosis de carisma, sin embargo muy a menudo esas personas solamente tienen la característica de decidir inmediatamente (intervienen más factores como saber decidir en favor de todos y por el bien de todos), pero a veces se trata de situaciones tan simples que resultan tan magnéticas como decidir amable pero contundentemente la película a la que entrarán cuando van al cine o elegir un platillo en un restaurante durante una cita.

Es un gesto muy apreciable el preguntarle a tu pareja por la película que desea ver, sin embargo ante los titubeos de la pareja o de un grupo en prácticamente cualquier situación, es muy sano tomar la decisión uno mismo. Haz la prueba y verás cómo generas en la percepción de las personas un magnetismo inexplicable, pues como muchos, las persona también fueron niños y seguramente han sido expuestos durante muchos años al mismo problema de inhibición y bloqueo.



Si al momento de tomar alguna decisión simple o importante sientes una necesidad de consultar a una persona, te recomiendo que pongas más atención a esa sensación, pues es muy sabio informarse para elegir correctamente, pero hay una linea muy delgada que divide el hecho de buscar una orientación objetiva, basada en hechos que pueda aportarnos elementos a la hora de decidir y el otro lado de la linea sutil que divide a las grandes personas de aquellos que aún a sus cuarenta años siguen siendo como niños entre adultos.


Al Jaguar




TEMOR AL ÉXITO ¡QUIERO EMPRENDER!

¡QUIERO EMPRENDER...!

Si alguna vez has conocido a alguien decir la frase "¡Quiero poner un negocio!" o es una frase que has dicho a menudo (quizá en los últimos años), definitivamente este artículo es para ti.


La poderosa frase...

¡Quiero poner un negocio!

¿Lo has dicho? ¿Lo has dicho a menudo? ¿Lo has escuchado de muchas personas? La idea de tener un ingreso extra, cumplir un sueño de independencia, alcanzar la libertad financiera, o la necesidad de vivir de algún talento son una de las principales causas que nos motivan a emprender una nueva actividad, sin embargo también es probable que después de algún tiempo, e incluso después de algunos años, más de uno no haya concretado ningún proyecto e incluso ni siquiera lo ha iniciado. 

Nuestro objetivo es describir algunos conceptos que pueden afectar y bloquear nuestra voluntad para tomar las riendas de la acción y poner manos a la obra.

En algunos casos se trata de una necesidad; un ingreso extra para desahogar las cuentas y gastos fijos, en otros casos se trata de un deseo de aumentar la calidad de vida y en otros casos es una necesidad de poner a prueba nuestras capacidades, las que se verán directamente reflejadas en el resultado de nuestro proyecto de negocios. Cualquiera que sea la motivación para emprender un negocio, el no llevarlo a cabo puede estar obedeciendo a factores comunes.

Ya hemos escuchado que el miedo es un factor determinante. El miedo nos paraliza y nos entorpece. Pero en este artículo vamos a hablar de un tipo de miedo muy particular en el que quizá no habías pensado tanto: el miedo al éxito. ¿Sabías que es probable que uno de los factores que te bloquean e impiden poner manos a la obra es el temor a que tu proyecto funcione? 
Hasta hoy ha sido lo usual y algo cómodo seguir haciendo lo que hemos hecho por años. Levantarnos y prepararnos para ir a trabajar y esperar el pago. Aunque en principio para muchos esta es una de las causas de querer emprender en un negocio, también puede ser la razón de no hacerlo.



a) Si comenzamos con un negocio que prospera (deseamos que así sea) es de esperarse que paulatinamente o repentinamente requiera de más de nuestra atención, lo que puede suponer en el mejor de los casos que debamos sacrificar algo de nuestro tiempo de ocio, pero también es factible que dicho negocio requiera de nuestra atención en tiempo completo. Un negocio que comienza a prosperar puede obligarnos a renunciar a nuestro empleo en el que ya llevamos algunos o varios años y es normal sentir temor para desprenderse de lo conocido por dedicarse a algo nuevo. Eso en otras palabras es temor a que sí funcione y debamos cambiar de forma importante nuestra forma de vida. Hemos hablado del temor al éxito porque es probablemente la causa principal del bloqueo que nos impide dar paso a la acción.

Cuando se vence el temor al éxito, ya se ha dado el paso más importante. Seguramente ya tienes una idea de qué te gustaría hacer y probablemente existe un campo en el que ya eres experto(a), pero definitivamente es necesario tener en cuenta que en alguna medida habrá un cambio de vida.



b) Pensar como empleado. Cuando han pasado muchos años en los que hemos pasado por diferentes empleos, tenemos la sensación de haber adquirido más y más experiencia, hasta que un día nos decidimos a comenzar nuestro negocio propio. Es verdad que la experiencia se ha acumulado y que ha llegado el momento de trabajar para uno mismo, sin embargo ha ocurrido algo que vale la pena mencionar: la experiencia acumulada se sustenta sobre una dinámica repetitiva y esquematizada, es decir que aún cuando hemos cambiado de empleo o de area, finalmente sigue siendo el esquema del empleado que se desarrolla en función de un sueldo. 
Lo anterior pretende evidenciar que la experiencia es real y está ahí, sin embargo al querer emplearla en un esquema diferente al de un empleado que recibe un sueldo fijo, se pueden encontrar dificultades, pues nuestras costumbres nos impiden salir de ese molde para poder aplicarlo en un esquema diferente. La experiencia es muy valiosa, sin embargo la mentalidad de emprendedor y la experiencia de campo son dos conceptos que valdría la pena abordar de forma independiente. Quizá en México un taquero y un médico tengan el mismo sueldo, pero definitivamente tienen una importante diferencia en la mentalidad cuando de negocios se trata.



c) Los hábitos personales son un factor que no solamente va a determinar si una persona va a emprender un negocio o simplemente va a repetir la frase ¡Quiero poner un negocio! por cinco años más hasta que las personas a su alrededor aprendan a identificarlo bajo esa frase. Hablar de los hábitos personales resulta de particular relevancia, porque además de determinar el inicio del proyecto, también va a determinar la continuidad y el éxito del mismo. Sin entrar en más detalles, simplemente diremos que hay hábitos que favorecen o entorpecen esta y cualquier otra actividad que nos proponemos, pero por mencionar sólo algunos, podemos citar la impuntualidad, la dificultad para tomar decisiones, levantarse a buena hora, dormir a buena hora, alimentarse sanamente para rendir durante el día, el hábito de la lectura y la actualización permanente, el hábito de anotar y llevar por escrito las ideas y acontecimientos o información pertinentes para tu negocio, ser ordenado(a), ser tolerante, saber confiar y trabajar sólo y en equipo, ser un buen administrador del dinero (pero sobre todo del tempo), etc. Te invitamos a reflexionar respecto a tus hábitos, llevarlo por escrito y obligarte a llevar un mejor control de todo. Empieza con lo más sencillo y verás cómo se vuelve un hábito y repercutirá en otros niveles de tu vida.



d) La necesidad de apoyo es fundamental para los seres humanos. Son afortunados aquellos que se encuentran rodeados por familiares y amigos que brindan apoyo moral y también ayuda a las personas que emprenden un negocio y las personas que en general enfrentan algún reto o situación especial, pero volviendo a nuestro tema, en el caso de muchos pre-emprendedores la necesidad de apoyo se vuelve un problema cuando el apoyo no se presenta en la forma deseada. ¿Te ha pasado que has recurrido varias veces a tu familiar más querido o a tu mejor amigo(a) para invitarlo a iniciar algo juntos? Una parte de tu ser espera a que la otra persona te diga qué hacer, cuándo y por dónde empezar y te de el empujón inicial. Una parte de tu ser piensa que no sería divertido hacerlo solo y que además resultaría más complicado (mentalidad del empleado) y por ende buscas a una persona a la que le tengas mucha confianza y mucho aprecio, porque también te gustaría compartir los frutos /y las responsabilidades) con esa persona. Los ánimos se vienen abajo cuando la persona siempre te dice que está bien y que te va a ayudar, pero que no dispone del tiempo, o bien que tu propuesta no le parece interesante o que está fuera de su área. Quizá has pasado horas tratando de convencerlo de que la idea es buena y le has hablado de los beneficios que va a ganar si colabora contigo, pero finalmente las cosas siguen como están y me temo decirte que hay un alto grado de posibilidades de que esa persona no se integre de la forma en la que estás esperando. Inicia por tí mismo y te sorprenderá ver cómo las personas que te dieron evasivas o aquellas que no creían en el proyecto terminarán por preguntarte si hay algo en lo que te puedan ayudar e incluso muchos otros te preguntarán cómo hiciste para lograrlo.



e) El gran bloqueo. Ya sabes qué hacer, ya tienes esa gran idea, incluso tienes ya una muy buena noción de cómo hacerlo, sin embargo has dejado pasar un día, pero un día más otro día formas semanas y meses y años y desafortunadamente suman una vida. Tu mente desea hacerlo, pero tu cuerpo por alguna razón no te responde. Vale la pena analizar los bloqueos y buscar una alternativa. No existe un forumlario ni un curso en linea de ventas y negocios que sepa resolver tu caso particular. Nadie te lo va a decir pero te toca a tí romper los candados que te mantienen bloqueado y que paralizan tus manos a escribir ese libro o a limpiar ese lugar que deseas acondicionar para tu negocio. Depende de una simple idea que será la llave mágica ¡y esa llave debes tomarla tú! Porque nadie puede desbloquear tu mante salvo tú mismo. Escribe la primer palabra de tu libro, no importa si es únicamente el título o el nombre del primer capítulo o la idea general de lo que va a tratar en dos lineas. Reúne las cosas que estabas planeando juntar para abrir tu negocio. Sal a preguntar por el local que siempre miras al pasar. Empieza por dar el primer paso, pero no lo vas a hacer sólo por haber leido este artículo, lo vas a hacer porque tu primer paso dará energía a tu cuerpo para tener el primer empujón que necesitas para comenzar. Apaga la televisión y cierra tus redes sociales. Deja de aprender más sobre el tema o el mercado que quieres explorar y comienza de una vez porque cuando acabes tus tutoriales van a sales diez más y después veinte más y la teoría jamás va a terminar, pero tu vida si.


¡Quiero poner un negocio! es una frase poderosa que puede hacerte cambiar tu vida para siempre, pero también puede ser la frase que te acompañe de por vida; el tema de conversación de todas tus reuniones con tu familia y amigos. La frase que perderá cada vez más significado después de cinco años de repetirla en tu mente y en tus conversaciones. No busques la aprobación de los demás ni esperes que todos dejen sus actividades por perseguir un sueño que es solamente tuyo. Tu no dejarías tu vida por las ideas de alguien más, sencillamente porque no nacieron de tu interior. No tiene nada que ver con que sea una idea buena o mala. Puedes vivir veinte años pensando que tienes una gran idea y darte cuenta que no era tan buena o que era mejor de lo que esperabas. La ensoñación es una trampa mortal de la que es difícil salir. Es mucho mejor poner una idea al fuego para ver si vale la pena conservarla o si es mejor desecharla antes de que siga alojada en nuestra mente por veinte años más. 

Pon manos a la obra de una buena vez o continua soñando con la sensación de que tienes un pendiente importante para ti que no te deja disfrutar la vida ni tu tiempo ni tu dinero, pero al que tampoco le inviertes ningún esfuerzo y es tema de todas tus conversaciónes, o deja de una vez esa idea y dedicate a ser feliz con el empleo que tienes y aligera tu carga emocional y disfruta de las glorias de un sueldo quincenal.