jueves, 28 de julio de 2016

¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA VIAJAR? ¡MIRA!

¡Haz tu maleta y viaja, viaja, viaja cuanto antes!

 Si tienes un planeado un viaje y lo has estado postergando, este artículo es para ti...



Hacer tus maletas, tomar un taxi con rumbo al aeropuerto y estar a punto de abordar es uno de los momentos más emocionantes de los viajes. ¿Alguna vez has ido a despedir o a recibir a alguien que llega a una estación de tren o de autobús o al aeropuerto? En esos momentos te puede invadir una sensación de nostalgia y una poderosa necesidad de emprender un viaje que te llene de nuevas experiencias. Si ya has viajado cerca o lejos de tu ciudad, ya conoces esa grata sensación de escuchar los alto parlantes de la estación para anunciar las siguiente salida, que es  el principio de tu nueva aventura. Esa sensación es realmente adictiva y por eso es normal que viajar sea siempre uno de los planes a los que asignas una importancia muy especial.


Tienes un viaje pendiente... ¿A dónde quieres ir... Francia... Japón... Italia... Alemania... Marruecos... España... México...? Pero algo pasa: el trabajo, los gastos; cuando hay tiempo no hay dinero y cuando hay dinero no hay tiempo y cuando los hay, no encuentras a nadie que te acompañe... pero te diré algo: ¡Minuto a minuto te estás perdiendo de una oportunidad irrepetible!

En objetivo de este artículo es darte razones para no postergar más ese viaje que tienes pendiente quizá desde hace años.



Vamos a comenzar por el factor más importante, tan importante que es incluso más relevante que el tema del dinero: el tiempo es lo más importante, porque apuesto que no es lo mismo viajar a los veinte que a los veintiuno o de los veinte a los treinta y ya no hablemos de una edad avanzada, porque el asunto se va complicando un poco. Lo cierto es que el mejor momento para viajar es ahora. Hoy eres más mayorcito(a) que ayer, pero definitivamente eres más joven que mañana, así que el mejor momento para viajar es este mismo momento, este mismo año, esta misma etapa de tu vida. Tus fuerza y condición física actuales son las mejores, porque son con las que cuentas hoy y no dentro de diez años. Hoy es el día en que puedes gozar de la sensación de escuchar el llamado de tu salida y la sensación dejar atrás la terminal a la que has llegado y avanzar hacia el exterior... en tu nuevo destino. Si hoy no te duele nada aprovecha y vete de viaje y si te duele un hueso, vete de viaje antes de que te duelan tres. No esperes a tu jubilación, pero si estás jubilado(a) hoy e día, permítete una grata recompensa ahora que estás vivo(a) y ahórrate arrepentimientos a la hora de partir de este mundo.



 El dinero: No obstante desconozco tu situación financiera actual, puedo anticipar que el gran golpe de suerte no llegar en un futuro inmediato e incluso podría verse afectado, pero no nos pongamos pesimistas y concentrémonos en aquello que nos impulsa a la acción. El dinero es importante para un viaje, pero también existen soluciones prácticas que te pueden ahorrar mucho, pero todo depende de tu disposición para vivir la aventura. Podrías recurrir a sitios y foros de ayuda para viajeros que han recibido hospitalidad y que pagan con la misma moneda cuando un extranjero llega a su casa y le permiten estar ahí un par de noches o más tiempo quizá. También existen paquetes con pagos a crédito, pero créeme que valdrá la pena cada centavo (sin mencionar que la experiencia de viaje te va a motivar tanto que llegarás lleno de ideas frescas que te ayudarán a pagar tu cuenta del viaje, o como dicen por ahí: "llena tu mente que tu mente llenará tu bolsillo"). ¿Y qué decir de las personas con las que siempre contamos? Si eres del sector que aún cuenta con el apoyo de sus padres, seguramente te apoyarán y hasta puedes hablar con tu tía (esa de quien eres su sobrino favorito) y otros familiares que estarán dispuestos a apoyarte de alguna forma. ¡Cualquier ayuda es indispensable! Tal vez has sido capaz de ahorrar para comprarte algunos lujillos como un super smartphone o una excelente cámara reflex o al menos una muy buena cámara digital y una consola de videojuegos. Yo no descartaría la posibilidad de hacer una buena venta de garage, porque te aseguro que vas a recuperar tus cosas de nuevo, pero la experiencia del viaje que no experimentes y el tiempo que no aproveches... esos no se recuperan nunca. Un año pasado es un año perdido, pero eso ya lo hablamos en el rubro del tiempo. Estoy seguro de que si te lo propones, puedes obtener los medios y los recursos necesarios para salirte con la tuya.


El aprendizaje: este es uno de mis puntos favoritos, porque es algo muy complicado para plasmar en unas cuantas palabras, pero si has salido de viaje ya sabes a lo que me refiero. Salir de viaje es expandir el alma; es salir uno y regresar transformado en otro, como una versión mejorada de ti mismo(a). Vas a conocer nuevas formas de pensar y vivir; se gana mucho rompiendo los esquemas mentales generados por permanecer mucho tiempo en un mismo lugar; tu mente creará nuevas conexiones que te harán comprender aún mejor el mundo y su dinámica. No solamente vas a probar un nuevo mundo gastronómicamente hablando, sino que también vas a saborear el alimento para el alma. El dinero va y viene, pero la vida, la salud y el tiempo ya no regresan jamás. Es muy divertido resolver problemas y acontecimientos  inesperados durante un viaje y que después se transformarán en historias que contar, además de poder encontrar personas increíbles que te van a dar mucha energía positiva que te hará recordar por qué es bonito vivir en este planeta a pesar de las presiones que hoy te agobian en el trabajo en la casa o a nivel personal. Pero dejemos la negatividad a un lado y recuerda que hay muchos paisajes, sabores, museos, monumentos, acentos, idiomas y personas que inspiran y que contagian de gran energía. El aprendizaje de cada viaje es único y solamente tú puedes vivirlo. Si alguna vez te ha pasado, quizá has platicado con amigos que han tomado la iniciativa de emprender el viaje y al regresar te han emocionado con sus historias y anécdotas que despiertan en ti esa sensación de que te estás perdiendo de algo, de que estás perdiendo tiempo valioso y que tienes que poner las manos a la obra ya mismo. Si conoces a alguien que recién halla llegado de un viaje, pregúntale si por casualidad ha gastado un poco más de su presupuesto, pero no dejes de preguntarle si valió la pena y si volverla a hacerlo. No solo tu jefe y amigos merecen conocer el mundo, pues tu también debes vivir tu propia experiencia. Vas a aprender mucho viajando.


¿Qué sientes al entrar al Facebook de uno de tus conocidos y mirar sus fotografías en diferentes ciudades? No importa si son nacion
ales o internacionales, la verdad es que se siente una energía muy especial que te invita a seguir tus propio camino y descubrir el mundo con tus propios ojos. Quizá la intención de esa persona no sea invitarte a nada, pero el simple hecho de mirar puede despertar tu propio llamado a la aventura.

Cuando tuve la oportunidad de ahorrar un dinero, me vi en el dilema de comprar un coche más reciente de que tenía o de complementar una beca que me ofrecieron para estudiar en Italia. Yo había viajado en diferentes ciudades de mi país y claro,  también encontré muchas barreras mentales y muchos "peros", pero agradezco el haber contado con la información y apoyo necesarios y oportunos para tomar la elección correcta: ¡El viaje! y el resultado de esa decisión es una historia extraordinaria que ya un día les voy a contar, pero ahora me limitaré a decirles que durante esa experiencia incluso me vi en la necesidad, no solo de no renovar mi auto, sino de vender el que tenía para seguir viajando (es que luego terminé conociendo otros lugares que jamás imaginé, pero ya luego les cuento). Y hoy después de todas esas experiencias puedo apostar a que mi empleo actual, las cosas buenas que me han ocurrido después y parte de mi personalidad hoy en día, son una consecuencia directa e indirecta de las experiencias increíbles que me tocó vivir durante esos viajes. y naturalmente tengo un mejor auto que el que vendí, simplemente porque las cosas materiales vienen y van, pero en principio es que fueron mis ideas las que se transformaron y aunque piensen que "jamás lo sabremos" yo si se que mi vida habría sido muy diferente por el "simple" hecho de no haber optado por renovar el coche y elegir el viejo continente.


En la mayoría de los casos se trata de postergar algo a lo que no podemos renunciar. Hay muchos proyectos a los que seguramente has renunciado así sin más (como yo), después de algún tiempo y a lo mejor ni siquiera le dedicamos un gramo de energía, pero lo interesante aquí es que cuando se trata de viajar, la cosa se torna diferente, porque podemos postergarlo por muchos años, pero va a ser muy difícil sacarse la idea de la mente y renunciar como a "un proyecto más". Al hablar de viajar, la sensación puede ser tan poderosa que se mantiene viva por muchos años, no digamos cuántos (15 o 20) pero la idea no se va a esfumar tan fácilmente, así que es mejor atender al llamado lo antes posible. Estoy seguro de que se trata de una especie de barrera en la mente más que de un asunto de dinero. Apuesto a que más de uno de tiene un buen ahorrito que bien podría destinar a emprender el viaje que le va a cambiar la vida. Tal vez es un ahorro que lleva más de dos, tres, cinco, quince años en la cuenta y que no bien se transforma en nada, pero si que están pasando los años y no será lo mismo viajar hoy que en diez años más. Valdría la pena atender los pensamientos que provocan que ese viaje se postergue: quizá no quieres viajar solo(a) o tal vez piensas que la economía del mundo va a verse colapsada de un momento a otro, porque claro que se escucha de crisis y devaluaciones, pero la verdad es que eso yo lo escucho desde que era un niño y la cosa no ha cambiado. Si tus ahorros tienen más de cinco años estancado, te invito a que te preocupes, porque en cinco años más cumplirás diez años de ahorro, pero tu energía será la de una persona diez años mayor y ya te imagino tratando de subir a un camello en Marruecos o ligando a un francés o comiendo comida mexicana con diez años más encima.



Hay muchos otros blogs que brindan tips para ahorrar y aprovechar al máximo un viaje. Este artículo no se trata de eso, sino más bien de tocar un poquito los puntos sensibles tienen atan a uno a su sitio. Hoy es el día perfecto... para investigar precios y paquetes y casas de hospitalidad como The Hospitality Club que es una gran comunidad de personas que ofrecen su casa a y piden asilo durante sus viajes. Cada oferente especifica el apoyo que puede dar como el desayuno o solo un par de noches o si recibe o no fumadores, etc. Basta googlear. Por ahora solo les daré un consejo ¡Preparen su maletita y viajen viajen viajen ya, antes de que pasen otros diez años!


Al Jaguar


¡inspirarte a viajar hoy... mira este sorprendente video;
increibles selfies tomadas por un joven que viajó al rededor del mundo durante tres años!