martes, 30 de agosto de 2016

¡TODO LO QUE IMPORTA VA POR ESCRITO! Descubre el Verdadero poder de una Agenda

¡Todo lo que es importante se pone por escrito!

Anota tus compromisos y avanza con tu nueva Agenda...


Estás muy ocupado y la agenda te ha funcionado muy bien: es una excelente herramienta que te permite no olvidar ni uno solo de tus compromisos, también te permite organizarte mucho mejor, además de ayudarte a recordar qué hiciste el mes pasado. ¿Pero sabías que tu agenda puede revolucionar tu vida?





¿Qué hay en tu agenda? Una junta, un cumpleaños, una cena a las 20:00, ir al super y muchos compromisos más. ¡Qué fortuna que ya existen las agendas electrónicas y especialmente las que tenemos en el teléfono inteligente y en la tablet! Pues ya nos recuerdan automáticamente que se acerca una tarea o un compromiso.



Antes vamos a ver qué tipos de usuarios de agendas podemos encontrar:





a) Personas que no utilizan una: ya sea por sus actividades rutinarias, o por una actividad menos intensa, las agendas no forman parte de su vida. Recuerdan perfectamente lo que hacen a diario y ya no tiene sentido registrarlo en ninguna agenda, ya sea física que electrónica.

Otros, a pesar de tener muchas actividades diferentes, simplemente no cuentan con el hábito de agendar sus actividades.




b) Personas que han intentado usar una: algunos han comprado o han  recibido una agenda de regalo y los primeros días hacen un intento por registrar sus actividades, pero sucede que al poco tiempo se aburren o simplemente no tienen el hábito de la constancia y al poco tiempo la dejan.




c) Personas que procuran llevar una: hacen lo posible por mantener su agenda al día, pero ocasionalmente se les olvida revisarla, o bien no fue necesario consultarla porque recordaban perfectamente todo lo que debían hacer. Es importante destacar que aquí ya existe al menos una intención de utilizarla.






d) Personas que emplean la agenda de manera habitual: a veces se trata de personas llenas de compromisos, que no se pueden dar el lujo de dejar pasar una sola de sus actividades y que sin la ayuda de dicha herramienta, su organización se vería afectada de manera importante. Hay personas que utilizan la agenda de manera habitual aún cuando no se trata de personas sumamente ocupadas, sino que simplemente les agrada mantener el control y la organización de sus actividades.




¿Cuales son los usos que los usuarios suelen dar a las agendas?




a) Bitácora: para unos se trata de un instrumento para registrar los detalles de cada acontecimiento y suelen anotar el día, la hora, la fecha y los pormenores de algún acontecimiento como pagos saldos pendientes, el primer diente o la primer palabra del bebé, lo que gastaron en el mes, etc.




b) Organizador: también se usa como un organizador del tiempo, de los compromisos y actividades. Los médicos pueden saber qué disponibilidad tienen para agendar la cita de algún paciente; un ejecutivo puede declinar una reunión o reasignar una nueva fecha a partir de su organización de tiempo.






c) Recordatorio: es el uso más común y es uno de los principios básicos de contar con una. Nos A algunos les recuerda que deben ir a cobrar una deuda, mientras que a otros les recuerda que el profesor dejó una tarea, y a otros les recuerda que es hora de tomar la medicina.



d) Compromiso: es el uso por excelencia que compete a una agenda. Tener una cena a las 20:00 no es un "tener un compromiso a las ocho", eso es un evento a las ocho y listo. Un compromiso es anotar algo a lo que nos comprometemos a cumplir y no retractarse, ni pasar por alto ese "compromiso contigo mismo".




Cuando se ha decidido emplear una agenda, es conveniente comenzar a creer que se está adquiriendo un compromiso con ella. Alguna vez escuché que todo lo importante siempre iba por escrito y resulta que en nuestra agenda escribimos mucho de aquello que consideramos importante. Agendar es comprometerse al cumplimiento y es ahí donde muchos encontramos problemas para manejar una. Al principio es un poco complicado utilizarla, pero poco a poco se transforma en un hábito y lo más importante es que paulatinamente se transforma en una forma positiva de compromiso.




Al principio de este artículo mencioné que una agenda puede revolucionar tu vida. ¡Es cierto! Pero recordemos que hay diferentes tipos de usuarios y que son variados los usos que se le dan a esta herramienta, sin embargo, utilizarla constantemente genera un vínculo especial entre lo que es importante y que merece ir por escrito y el usuario. Una vez que se ha establecido un vínculo estrecho y que se ha comprendido el poder del compromiso por escrito es ahí cuando podemos llevar una agenda a niveles superiores:






Imagina que ya has alcanzado un dominio de tu agenda, por lo tanto un dominio de compromiso para cumplir con lo que escribes en ella. Ese es el paso más importante. Pues bien, ahora imagina que tu nueva agenda ha sido modificada de manera profunda, pues ahora contiene rubros bien definidos y muy específicos:




1. Agenda Laboral: ahora tu agenda te permite utilizar este apartado exclusivamente para tus compromisos laborales: juntas, ventas, entrevistas, cobros, proyectos, etc.




2. Agenda Social: tu agenda ha cambiado y ahora te ofrece un espacio especial para anotar las fechas de cumpleaños de tus seres queridos, la fiesta de XV años de tu prima y la boda de tu mejor amigo. Ahí podrás detallar buenas ideas para darle un excelente regalo de bodas.






3. Agenda personal: un espacio que tu agenda ha creado únicamente para ti y en ella puedes anotar tus horas de lectura programadas, tus momentos de meditación, tus intenciones de descubrir nuevas propuestas musicales o registrar tus ideas y sentimientos. El trabajo la familia y los amigos no entran aquí.




4. Agenda Familiar: ¿Tenías pensado recomendar un buen libro a tus papás o a tus hermanos? Llevar al parque a tus hijos, o leer junto con tus hijos como siempre lo habías prometido, o bien llevar a cenar a tu esposo(a) sin que sea ninguna ocasión especial. Tu agenda te invita a dedicarle tiempo y darle la importancia merecida a cada uno de los rubros de tu vida.




Y este es mi punto preferido:




5. Agenda Cívica: ¿Ya perteneces a alguna asociación altruista? ¿Habías pensado alguna vez en visitar a niños hospitalizados? ¿En ayudar a personas de escasos recursos? ¡Lo importante va por escrito y tu compromiso con tu agenda es un vínculo especial! Si no lo habías pensado, podrías comenzar por anotar en este rubro algo como: “Investigar qué asociaciones civiles o religiosas de ayuda comunitaria se encuentran cerca de mi casa o trabajo”, o bien algo así como:








“Organizar la ropa que ya no utilizo y donarla a personas de escasos recursos”

“Llevar una cobija a alguien sin hogar”

“Regalar 10 botellas de agua al mes a personas indigentes”

“Invitar a dos personas a comer/cenar/desayunar cuando se aproximen a mi en algún restaurante en la calle”

“Levantar 10 basuras al mes y depositarlas en el contenedor (aunque yo no las haya tirado)”

“Ceder el paso a 15 vehículos cuando maneje”

"Inscribirme en una asociación de beneficencia"






Cada quien puede partir de sus propias posibilidades y las posibilidades son prácticamente infinitas. Cada agenda se puede configurar según las necesidades e intereses de cada quien: médica, espiritual, cívica, deportiva, etc. La agenda no es únicamente el registro de las actividades que tienes que hacer, por el contrario, resulta ser una herramienta revolucionaria cuando escribes en ella cosas que no tenías contemplado hacer y a las que ahora te has comprometido. Tú no permitirías que en lugar de un cheque, en tu trabajo te pagaran “de palabra” y que con esa palabra bastara para ir al banco a cobrar la cantidad correspondiente, porque ¡Todo lo importante va por escrito!








Organiza tu tu tiempo de forma más inteligente, separa tus compromisos de acuerdo al ámbito que le corresponda, otorga la energía y compromiso adecuados a cada parte de tu vida, crea el hábito del compromiso entre tu y lo que te comprometes a hacer por escrito contigo mismo, recuerda que todo aquello que ha sido importante para tu vida ha sido asentado por escrito (tu nacimiento, tu matrimonio, tus diplomas, tus cheques, tus contratos, tus boletos de avión, etc.). Mantén tus objetivos en mente, porque…



¡A las palabras se las lleva el viento!











Al Jaguar





Suscríbete a este blog
Comenta y comparte esta publicación.

Lee también:




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comparte este artículo en tus redes sociales.
Puedes suscribirte a este a Live Jaguar y recibir los artículos nuevos en tu correo electrónico.
Tus comentarios son de suma importancia y de gran ayuda para este sitio.