jueves, 25 de agosto de 2016

¿HACIA EL SIGUIENTE NIVEL? ADOPTA UN MENTOR

¿Ya buscas el siguiente Nivel?

¿Ya sabes cómo vas a alcanzar al siguiente nivel? 
Si la respuesta es ¡Sí! o no tienes idea de cuál es...
¡Adopta un Mentor!



Ya has conseguido éxitos, logros y satisfacciones en muchos niveles de tu vida y tu talento ha sido un pilar para lograrlo, por lo que hoy te encuentras en un nivel determinado y asumo que ya te sientes listo(a) para avanzar al siguiente nivel. En este punto sabes que cuentas con el talento y las ganas para lograrlo, sin embargo es probable que te encuentres un tanto bloqueado(a) y que hayas buscado diferentes alternativas para superar esos obstáculos invisibles que, aunque no ves físicamente, sabes que están ahí y que no te permiten avanzar.

Tu talento ha sido muy importante, decisivo para que hoy te encuentres donde te encuentras. Te has preparado y ya eres experto o al menos muy hábil en tu campo de acción. El talento es un elemento del que no podemos prescindir. Sin embargo el talento no es el único ingrediente que se requiere en las recetas del éxito de las que cada quien dispone. La experiencia, la energía y dedicación, la disciplina, la visión y un poco de "oportunidad" también son parte del mundo de ingredientes que componen el sin fin de recetas.

A pesar de toda esa teoría, experiencia y práctica con las que contamos, podemos encontrar un momento de nuestra vida en el que atravesemos por un estancamiento o bloqueo que se interpone entre nosotros y nuestras nuevas metas o proyectos: titularse, poner un negocio, comenzar una maestría, obtener un mejor empleo o un mejor sueldo, ser más feliz, más culto, más humilde o cariñoso. Cualquiera que sea el rubro de la vida en el que deseas llegar a un nuevo nivel, puede ser afectado por bloqueos que son difíciles de superar hasta para los más fuertes.

Existen muchas formas de romper ese bloqueo mental o energético, pero una de las maneras ás efectivas de hacerlo es a través de un Mentor. ¡Sí! Un mentor que te guíe paso a paso hacia ese nuevo nivel que estás anhelando y que de alguna forma no has conseguido, quizá desde hace un buen tiempo.

Pero vamos a revisar un poco más a fondo la figura del Mentor: el mentor debe tener características indispensables, pues no es lo mismo un consejero o una persona que siempre esté ahí para apoyarte y escucharte, una persona que sabe hacerte sentir mejor y un verdadero Mentor. Los verdaderos Mentores no deben ser meramente "porristas" ó "jueces" u otros roles que se pueden generar el el proceso de ser tutorado por un Mentor.

En algunas escuelas existe la figura de Tutor y aunque depende de cada país y escuela, el tutor es asignado a veces obligatoriamente a un alumno o grupo de alumnos y su función es parecida a la de un Mentor, pues tiene que guíar a sus tutorados hacia mejores condiciones que en este caso son académicas, pero de esto me gusta destacar que ocasionalmente hay profesores a quienes no se les ha asignado ningún grupo bajo tutoría, pero curiosamente los alumnos los buscan constantemente para pedirles alguna guía y consejo. Lo anterior nos va dando ya una idea de cuales son las cualidades de un tutor adecuado para cada quien.

Por otro lado, existen excelentes tutores y Mentores que no logran los resultados esperados, porque hemos dejado de lado un hecho tan importante: nuestras cualidades como "tutorado". ¿Cómo le enseñarías tu algo a alguien que está decidido a no aprender?

Revisemos algunos de los puntos clave que un Mentor y un tutorado adecuados deberían poseer:




a) La experiencia del Mentor en el campo en el que deseas desarrollarte. No debemos menospreciar la experiencia del ensayo y el error que esa persona ha tenido. Escuchar la experiencia que te puede compartir tiene un valor incalculable que evitará que cometas errores que pueden ser realmente significativos. El Mentor ha recorrido caminos que quizá tu aún no imaginas.

b) La inspiración que produce en ti es un síntoma inequívoco de que puede tratarse de un Mentor adecuado para ti (no importa si otros sienten lo mismo o no). Es una persona que a ti te llena de energía y te inspira al ser capaz de cambiar tu estado de ánimo en energía positiva y vibrante. 

c) Con sabiduría: además de sus credenciales o títulos académicos premios y reconocimientos, el Mentor debe contar con experiencia. Recuerda que hasta en el pueblo más humilde se pueden encontrar ancianos llenos de sabiduría sin haber pisado jamás una universidad. Las personas sabias brillan inmediatamente por su forma de hablar de los demás, por su forma de abordar los temas y por su forma de enseñar y otorgar una respuesta.




d) Un modelo: a diferencia de un ejemplo, es decir, que el Mentor se conduzca de forma ejemplar respecto al rubro en el que te está tutorando, el modelo tiene que ver con el modelo general que representa y que tu aceptas como acorde a lo que tu quieres lograr. No sólo se trata de sus logros, sino de un sentido más amplio que involucra detalles como su forma de hablar, su timbre de voz, su postura, su organización mental y su mentalidad, además de los resultados que se expresan y materializan en su vida diaria. Todo un modelo que por sí mismo arroja luz y guía a nuestro camino hacia el siguiente escalón. 

e) Poder de comunicación: no bastaría con reconocer en nuestro Mentor a un modelo a seguir que nos inspira. La capacidad de comunicar es directamente la capacidad de enseñar que posee el Mentor. ¡Ojo! No es una comunicación simplemente verbal y no se reduce a su capacidad de construir un discurso simple y entendible para todos los niveles. A veces incluso callar en el momento adecuado, o hacer un gesto o una mirada, ya es comunicar. El poder de comunicación que tu Mentor posea, es directamente su capacidad para otorgarte las lecciones que debes aprender.

f) La confianza: este punto se explica por sí mismo, porque en general las relaciones interpersonales se basan en la confianza: tu pareja, tus padres, tus hijos, compañeros de trabajo, tus hermanos e incluso la confianza que existe entre tu y yo dentro de este blog. Un mentor es alguien a quien especialmente deseas otorgarle un nivel de confianza muy especial en el que no cabe lugar a dudas. Tu mentor confía en el talento del que ya hablamos al principio.




g) La palabra "sumisión" proviene de la composición de las palabras "sub" que significa debajo y "meso" del verbo mettere que significa ponerse o situarse. Es decir que en esta ocasión, a la palabra sumisión no se le otorga una connotación negativa en la que hay un sometimiento ciego e incuestionable. Lamentablemente esa es la primera acepción que brinca en nuestra mente. ¡No! El verdadero mensaje de ese termino, para efectos de ser tutorado, tienen que ver con nuestra capacidad para regresar a ser humildes y reconocer que hay una persona que ya ha logrado lo que nosotros no. En la cultura japonesa hay una demostración de respeto muy clara para los ancianos y en general para los miembros con mayor rango o experiencia entre prácticamente cualquier grupo social. Quizá este es un punto muy significativo para muchas otras culturas y personalidades. En esta ocasión es recomendable reconocer que no se trata del trabajo entre iguales (todos valemos lo mismo, todos somos iguales ante la ley, etc. pero usaremos el concepto con responsabilidad), se trata de una persona que ya ha superado aquellas barreras y obstáculos que hoy tu deseas superar. Se que es un concepto que comprendes muy bien, porque has ayudado a otros que necesitan superar obstáculos que tu ya has dejado atrás.

h) El agradecimiento y el reconocimiento: estos dos conceptos serán la práctica sublime entre tu mentor y tú. Reconocerse mutuamente va a generar un vínculo estrecho. "El mal del estudiante" tiene que ver con obtener buenos resultados y pensar: -"Es que yo soy muy capaz"- o bien obtener resultados negativos y pensar: -"Es que el Mentor es muy malo"-. De igual forma, el Mentor debe contar con la capacidad de saber que si todo sale bien (o no tan bien) es por el resultado de ambas partes y no sólo de su actividad tutoral o de tu desempeño.



Todos somos Mentores de alguien y todos hemos encontrado personas que nos han otorgado algo valioso a lo largo de nuestras vidas. Los Mentores no son sólo aquellas personas a las que hemos contratado para que nos brinden sus servicios profesionales. Hay un Mentor en cada uno de nosotros y en todo momento podemos ser la luz y guía de alguien. Tampoco es importante si se trata de un gran proyecto que requiere de tutoría constante a lo largo de un proceso complejo, o si se trata simplemente de un punto aislado de la vida de alguien que ha generado un breve instante de admiración y modelo para otro. Tú ya has sido un mentor para alguien sin siquiera saberlo. Ahora también puedes ser uno de forma consciente y también puedes reflexionar y decir ¿Contar con un mentor... por qué no? Pero no olvides que tanto el Mentor como tú, deben contar con características esenciales. 

¿Ya sabes cómo vas a alcanzar al siguiente nivel? Si la respuesta es ¡Sí! o si ya subiste y ahora no tienes ni idea de cuál es el siguiente...

¡BUSCA UN MENTOR!




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comparte este artículo en tus redes sociales.
Puedes suscribirte a este a Live Jaguar y recibir los artículos nuevos en tu correo electrónico.
Tus comentarios son de suma importancia y de gran ayuda para este sitio.